ECHOS MEDIO AMBIENTALES SOBRE LA LIMPIEZA CRIOGÉNICA

Es completamente seguro para el medio ambiente Los problemas medioambientales nos afectan a todos. La limpieza criogénica es un método de limpieza respetuoso con el medio ambiente que puede ayudar a las empresas a reducir el impacto medioambiental. Además de ser limpio y seguro, cabe recordar que el hielo seco se obtiene de otros procesos industriales como, por ejemplo, de CO2 reciclado. No produce CO2 ni lo añade a la atmósfera y, por tanto, no contribuye al efecto invernadero.
- La limpieza criogénica ha sido aprobada por la EPA, la FDA, y USDA como método de limpieza adecuado.
- La limpieza criogénica es segura para utilizar con equipos alimentarios.
- La limpieza criogénica no emite gases nocivos para la atmósfera.
- La limpieza criogénica no genera residuos secundarios y por lo tanto, se evitan los procesos posteriores como evacuación almacenaje y transporte de agua contaminada a plantas depuradoras.
- La limpieza criogénica es segura y no es tóxica. Cuando los pellets impactan contra la superficie se disipan en la atmósfera.
- La limpieza criogénica reduce o elimina la exposición del trabajador (y la responsabilidad empresarial) a productos de limpieza químicos peligrosos.
A continuación presentamos una referencia tomada del Documental de el canal HISTORY CHANNEL sobre la limpieza Criogénica titulado FRIO EXTREMO: “Aunque el dióxido de carbono (CO2) produce el 80% de las emisiones de gas de efecto invernadero en Estado Unidos, menos del 1% proviene del Hielo Seco”. Esto debido a que lo que realmente produce el daño (el 80% del que anteriormente se hablaba) es el proceso de combustión que se genera con los Carros, Aviones, y demás procesos industriales de las compañías asociados con la combustión de gases.
Los otros métodos de limpieza pueden resultar tóxicos
- La limpieza por chorro de arena, o agua puede dejar residuos secundarios tóxicos que se deberán limpiar, además de sustrato tóxico.
- La limpieza por chorro de arena, o agua puede generar residuos contaminantes que podrían afectar a las instalaciones cercanas.
- Los métodos de limpieza químicos y disolventes son tóxicos, lo que crea residuos tóxicos que habrá que desechar.
- Los trabajadores que utilizan productos químicos o disolventes están expuestos a substancias potencialmente perjudiciales.